Preguntas frecuentes

A partir de qué edad puedo iniciar un plan de sueño?

A partir de los 6 meses y hasta los 6 años. Antes de los 6 meses, los bebés no están preparados física ni cognitivamente para iniciar un plan de sueño. El mejor momento es aquél en el que los padres están preparados.

Vuestro método consiste en dejar llorar a nuestro hijo?

Nuestro método esté totalmente alejado del metodo de extinción o cry it out que es el que consiste en dejar al niño en su cama, aunque llore, salir de la habitación y esperar a que se duerma sin ninguna intervención por parte de los padres.

Durante nuestro plan de sueño, en cambio, acompañaremos al niño durante todo el proceso de aprendizaje para que se sienta reconfortado y seguro. Desafortunadamente, lo que no os podemos asegurar es que no haya ninguna lágrima durante el proceso; debemos recordar que llorar es la manera que tienen los bebés y los niños de comunicarse con nosotros  frente a los cambios; como por ejemplo cuando les dejamos en la guardería.

Funciona vuestro metodo?

Cambiar los hábitos de sueño de vuestro hijo requiere tiempo, constancia y disciplina. Nosotros os diseñaremos un plan de sueño totalmente personalizado y que se adaptará a vuestras necesidades como familia, os guiaremos en el proceso y os daremos el soporte necesario para superar los objetivos, pero hay que recordar que quién implementará el plan seréis vosotros, las madres y los padres.

Si sois constantes i seguís las indicaciones dadas, pronto veréis resultados.

 

Cuánto tardaremos en ver resultados?

Cada niño es distinto y por lo tanto, el tiempo que tardaremos en ver los resultados también varía de un niño a otro; pero generalmente, en dos o tres semanas, ya veremos avances importantes. En el caso de los niños más mayores, cambiar los habitos nos puede llevar un poco más de tiempo y empezar a ver los cambios a partir de las tres semanas.

 

Que tenemos que hacer antes de iniciar un plan de sueño?

Recomendamos a las familias que durante las dos o tres semanas que implementaremos el plan de sueño, no haya cambios en las rutinas diarias como por ejemplo un viaje, una mudanza o se hagan actividades que dificulten llevar a cabo el plan tal y como esté establecido. Su hijo deberá familiarizarse con las nuevas pautas y para lograrlo, necesitará práctica y constancia.

Es importante también que como padres, estéis decididos y dispuestos a realizar el entrenamiento de sueño. Es importante que descartéis, si hace falta con vuestro pediatra, que no haya condiciones médicas que afecten el sueño de vuestro hijo y también, en el caso de los bebés, aseguraros de que tengan sus necesidades nutricionales cubiertas.

Grup Expert Medical Opinion, S.L.

----